CANSADA DE SUFRIR…

¿Cansada de sufrir por amor? Aquí tienes consejos y pensamientos que te ayudarán a dejar de hacerlo.

Si, leíste bien: tengo unos consejos para seguir; tal vez no resulten fácil de aplicar, pero estoy segura de que, si te atreves a seguirlos, tus relaciones serán exitosas, gozosas y gratificantes logrando también dejar en el pasado el corazón roto que tienes.

Si hemos sufrido antes, seguramente volveremos a hacerlo: Cada vez que iniciamos una relación lo hacemos con la ilusión de que no será como la última vez, pero la estadística nos dice, que todos nuestros finales son iguales. ¿A qué se deben las infidelidades y rupturas sentimentales? Las razones por las que las parejas se separan se basan, principalmente, en infidelidades y falta de interés; lo que muy profundamente, indica problemas emocionales de madurez por parte de al menos uno de los miembros.

Es decir, las relaciones no se terminan por la ausencia de amor, sino porque el amor que existe está ligado a la forma de ser y sentir de cada quién. No olvides eso, si la persona no se siente merecedora de la vida, de las bendiciones del universo, en un tiempo tampoco creerá ser merecedor del amor, y acabará boicoteando la relación.

Pero, ¿debes ser psicóloga de tu pareja? NO. En lugar de intentar ser terapeuta de tu pareja, propongo que cambies tu conciencia, que dejes de pensar de forma limitada creyendo que si las cosas no funcionan son porque no eres suficiente, que tienes mala suerte, o que peor aún, es porque todos los hombres son iguales.

8 Consejos para no sufrir en tus relaciones de amor: Es necesario cambiar la forma de pensar, y entender que la vida es diferente… y haciéndolo serás feliz.  Sigue estos consejos:

1. No esperes que las relaciones duren para siempre: Las relaciones duran lo que dura el aprendizaje. Nos encontramos con gente para aprender algo de nosotros mismos a través de ellos. Parejas, amigos, compañeros, todos los que se cruzan en nuestra vida aportan información acerca de quienes somos; con ellos podemos experimentar lo mejor de nosotros mismos o incluso sacar lo peor. Por tanto, primer consejo: Saber que las cosas no son para siempre y disfrutar de cada momento.

2. Pase lo que pase, sigue adelante: La vida es muy corta, en el mejor de los casos apenas vivimos un centenar de años. Recuerda cuántos dolores has vivido, cuánto tiempo has perdido por creer que ese dolor de esa separación eran para siempre, incluso ahora lo recuerdas y te ríes… Teniendo esto en cuenta, aquí tienes el segundo consejo: Nada vale la pena… nada vale tu pena, nadie vale el dolor de tu alma, nadie vale tanto como para que dejes de disfrutar de lo más preciado que tienes que es la vida… Llora un rato, y come un pote de helado, pero sigue adelante: No hay nada en el mundo que merezca arrebatarte la alegría.

3. Si te mienten, no creas que la tonta eres tú: Mentiras y más mentiras… ¿te han mentido, mucho?, ¿un poco tal vez? Observa quién miente a quién… la mentira es de quién la ejecuta, si alguien te miente, en verdad se miente a sí mismo. Observa que quien pone excusas y miente en realidad no tiene la valentía ni la libertad de poder expresar lo que realmente siente, no quedándole más recurso que mentir. El engaño se utiliza con la estrategia y propósito de salir de la relación o situación en la que se está. Se miente por ausencia de coraje para expresarse. Dicho esto, aquí está el tercer consejo: no creas que quien te miente te considera una tonta; te miente porque su cobardía es más grande que la posibilidad de confrontar lo que sucede.

4. Después de enrabiarte, busca la raíz de tu enojo: Si tu pareja o ex te hace enoja, comprueba qué hay en tu interior, porque eres tú quien está reaccionando a él, reaccionas acorde a tu modo de pensar. Revisa lo que te sucede y entiende que el enojo te pertenece a ti… Cuarto consejo: si te enojas, grita y patalea, y después busca en tu interior la causa de tu propio enojo. La mayoría de las veces nuestro enojo está anclado en cosas que no queremos hacer y que sí hacemos, así como en cosas que no queremos decir y que acabamos diciendo pretendiendo evitar el conflicto con ello.

5. Aunque incomode, ve con la verdad por delante: Sé honesta, no finjas ni amor ni orgasmos. Nadie es más importante que tú misma, no hagas las cosas por los demás en detrimento tuyo. Eso no es amor, es dependencia. Quinto consejo: aunque te duela o avergüence, di la verdad; el amor sólo es posible en la honestidad.

6. Dedícate tiempo a ti misma: Si quieres algo, cuídalo, no des por sentado que las cosas te corresponden por derecho divino, la mejor manera de cuidar algo es dedicándole tiempo.

7. Busca el bien común: Siempre escucha al bien, no importa lo que el otro diga. Antes de reaccionar busca la mejor alternativa, la mejor forma de reaccionar, la más edificante y la que menos destruye. Cuando te ofenden es fácil reaccionar atacando defensivamente, pero recuerda que nadie en el mundo vino para a destruirte. Cálmate y piensa bien las cosas.

8. No te apegues a las cosas o personas: Recuerda que toda adquisición puede acabar en pérdida, y que todo lo que empieza termina.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*