¿Te falta algo para ser feliz?

¿Te falta algo para ser feliz? ¿Amor, pareja, casa, dinero y algo más, tal vez?

Si respondes afirmativamente, lo siento, te equivocas: La verdadera felicidad nace dentro del corazón de cada una, la felicidad es algo que puedes obtener por ti misma. Eres mujer, eres valiosa y si te lo propones eres sobradamente capaz de ser feliz por ti misma.

La felicidad es uno de los dones más especiales que como seres humanos podemos tener. Puede que la vida se nos opaque un poco, pero siempre querremos que la luz de la felicidad brille en nuestros ojos.

¡Podemos ser felices! Sólo basta con que nos empeñemos de forma positiva en lograrlo.

¿Qué te hace falta para ser feliz? ¿Tal vez tener mejores bienes materiales: un coche, una casa nueva, una cuenta bancaria más grande y algo más? Lo material puede conseguirse, pero la felicidad no se compra: hay personas muy adineradas que para lo único que les sirve su dinero es para secar sus lágrimas…

¿Qué te hace falta para ser feliz? ¿Tal vez tener un mejor estado de salud, estar más alta, más delgada, más atractiva ante otros ojos…?

La felicidad parte de la autoestima, no podemos ser felices amando lo que no somos, anhelando más a un “deber ser” que a un “soy”. ¿Qué te hace falta para ser feliz? ¿Tal vez tener más reconocimiento, contar con tales influencias o conquistar aquel amor? Nadie diferente a ti misma te puede hacer feliz.

Eres tú la encargada de dicha labor, porque la felicidad consiste en ser felices desde nuestro interior, con nosotras mismas, lo demás llega por añadidura. ¿Qué te hace falta para ser feliz? ¿Tal vez nada? No nos hace falta nada para ser felices: ¡estamos nosotras mismas! Y es a quienes más necesitamos.

Vivimos aplazando la tarea de ser felices con excusas, porque nos da miedo asumir la responsabilidad de no dejarnos entristecer por nada de este mundo.

A veces sentimos que nos queda grande confiar en la vida y por eso hacemos un trueque derrotista: esconder nuestra felicidad tras cosas que no nos la impiden. El mundo sería un mejor lugar si todas luchásemos limpiamente por lo que queremos. La felicidad no llega a nosotras por cosas externas, porque el verdadero hogar de la felicidad es nuestro corazón.

Nosotras somos quienes debemos decidir eliminar las barreras que nos separan de nuestra propia felicidad. No busques contrariedades donde no las hay, si tú te decides, ¡la felicidad es tuya!

Pero no podemos adueñarnos de algo a lo que le damos la espalda y le buscamos mil excusas para no enfrentarle… Si todas fuésemos felices, nadie le haría daño a nadie, todas procuraríamos la felicidad de las otras, porque quien es felicidad, sólo puede entregar felicidad.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*