MIS LAGRIMAS SON INEVITABLES…

Lloraré… porque sentir dolor no se puede evitar, tarde o temprano la vida me tratará mal. Pero sabré superarlo… porque soy mujer, soy única, soy valiosa y no merezco menos. Puedo tener amor, puedo tener felicidad.

Confío en mí, me acepto tal como soy.

Yo sé que hay días en los que lágrimas derramaré, pero darán comienzo a un nuevo amanecer. Todos deberíamos aprender a llorar, saber que más de alguna vez te romperán el corazón y que nada es perfecto en el mundo real. Pero eso no es algo que te debiera entristecer sino lo contrario, pues por cada paso en falso que das, muchas más acertarás.

No evitemos el dolor, no se puede, es inevitable sentirlo alguna vez. No es malo sentir dolor, porque ayudará a que cuando llegue el amor y renazca la ilusión por lograr una buena relación, podamos reconocerlo y guardarlo como un gran tesoro.

-El amor que no das se pudre.

No permitas que nadie te quite el amor de tu pareja, eres mucho más que una mujer enamorada: eres la mujer ideal para esa relación, te lo mereces. Mas no permitas que la vanidad te reste humildad, cuando encuentres el amor, atrápalo en tus manos y en tu corazón; no lo pierdas, lucha por aquel sueño, y si al despertar sientes que estás luchando contra la corriente, di: “Sólo está en ti mente.

Yo puedo tener lo que quiero, lejos o cerca”. No importa la distancia o impedimentos que te estén separando de tu amor, lucha con todas tus fuerzas porque esas mismas fuerzas que inviertes, serán las que también le darás a él para seguir adelante luchando por ti.

-Ten confianza en ti misma, en tus cualidades.

El camino hacia la felicidad nunca ha sido fácil, siempre nos encontramos con piedras que nos hacen tropezar y muchas veces por cobardes dejamos ir y no tardamos mucho en preguntarnos “¿Y si era él quien podía haberme dado la felicidad?” ¿Quieres ese amor? Lucha, no importa cuantas trampas te pongan tú sabrás sortearlas; nadie ha dicho que tener y conservar el amor de una persona sea una tarea fácil: al contrario es algo que se gana pulso a pulso.

Si vale la pena, ¿qué haces ahí llorando? Tú ya no estás en esas etapas, eso es para una chica quinceañera. ¡Mírate! Eres bella, hermosa, radiante, madura, elegante y sobretodo tu rostro muestra la serenidad que sólo te da la paz interior que tienes. No busques afuera lo que llevas dentro de ti. Tú puedes lograr que hasta lo más malo se vuelva en algo bueno y valioso.

Porque eso eres tú, una joya sin precio. Una mujer. Muchos te ofrecerán quimeras, sueños por un día o unos meses, NO. Eso sí que no…

Tú mereces algo que sea para siempre, algo que sabes por lo que trabajarás y lucharás para que en un futuro tus ojos y los suyos se miren en solo horizonte y juntos sean un solo sueño, una realidad.

No te mereces menos. Y que nadie te diga lo contrario.

A estas alturas de la vida ya nadie te dirá lo qué debes o no debes hacer, eso ya lo sabes tú. La vida, aun con todos sus obstáculos y tristezas, siempre vale la pena… lo mismo que el amor.

Un día llegará una persona que tome tu mano y te diga “caminemos juntos” y te verás en sus ojos…

Ese es tu amor, tu corazón te lo dirá. Por algo eres una mujer lista y maravillosa.

¡Qué frase más bonita!

Soy mujer, soy única y me amo tal cual soy…

El amor llegó a mí porque me supe valorar.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*