DIOS, Y EL TIEMPO…

Lo estás pasando mal, la vida te parece injusta, se te han roto los sueños y no ves salida a tanto dolor…

Consejos para superarlo, olvidar y aprender a confiar en Dios.

La vida está llena de sueños rotos:

La falta de facilidad para olvidar nunca es cuestión fácil de llevar, cuesta mucho tener que levantarse cada día e intentar creer que las cosas cambiarán.

Todos soñamos con una vida maravillosa y llena de alegrías, pero no, la vida no es así: está llena de situaciones muy lejanas y opuestas a nuestros deseos.Incluso, muchas veces hay más tristezas que felicidad, así que, si estás en un agujero del que ya no encuentras salida, recuerda que dentro de todos nosotros hay una luz interior, y esa pequeña luz, por pequeña que la tengas, bastará para iluminar tu camino y encontrar una salida de esa tristeza que no te deja vivir.

Eso de llorar tanto por quien no se lo merece, no te hace ningún bien.

Todo tiene que pasar, especialmente las malas experiencias.

Deja que fluyan a través de ti, y permite que pueda volver a renacer en ti, la esperanza y fe en Dios.

Dios te ayudará a superar esta situación:

1.Busca a Dios, e invítale a entrar en tu vida, él te ayudará a llevar esa carga que tienes.

2.Pídele que llegue el olvido a tu vida.

3.Para Dios no hay nada imposible, él secará tus lágrimas y las convertirá en sonrisas.

4.¿Crees que Dios permitirá que pases por algo que no puedas superar? No, él te ama y te sostendrá en toda prueba y dificultad que la vida te dé.

5.Cuando Dios nos quita algo, nos tiene preparado algo mejor. Confía en esta promesa bíblica, ahora sientes que pierdes mucho, pero acabarás ganando más.

Dolor de amores:

Nos resulta muy duro sufrir por amor, es un tema muy malo para nosotras, pues es como nuestra base: si el corazón no está contento, nada de lo que hagamos durante el día lo será. Busca dedicarle un momento a Dios, y cuéntale lo que te pasa. Puede que Él ya conozca tus problemas, pero como cualquier padre al que acude su hija querida, quiere que se lo cuentes, y al hacerlo y contar con él, ¿cómo no va a querer ayudarte? Es nuestro padre y salvador.

Hay esperanza para quien acude a Dios:

Nuestro dolor de hoy será un recuerdo mañana. Ten fe, ten a Dios presente en todo cuanto hagas, así nunca estarás con el vaso medio vacío. Nuestro Señor Jesús, quiere que le ames y te acerques a él. No es él quien nos da lo malo, eso ya nos lo buscamos nosotras solitas. Pero quiere que cuentes con él, que le cuentes tus problemas, quiere aliviarte y ayudarte. Habla con Dios, verás que ayuda. Un día dirás, “sí, lo he pasado muy mal pero mi fe nunca se ha llegado a perder. Ahora vuelvo a mirar la vida con alegría, veo que los días son más bonitos, y que, de lo malo, ya sólo me quedan los restos. He puesto a Dios como mi escudo, y a él me he aferrado; ya no temo a la vida, mi vida ha cambiado. Todo depende ti mujer, anímate y hazlo. Que Dios las bendiga…

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*