Dieta del Té verde y Rojo

Propiedades y beneficios del té verde

Las infusiones tienen una gran cantidad de efectos beneficiosos para la salud, además de ser un complemento ideal para incluir en las dietas, sobre todo en el caso del té verde y del té rojo. El té verde, además de ser un excelente antioxidante para nuestro organismo, contiene grandes propiedades y beneficios para nuestro organismo, como son:

Propiedades depurativas: que ayudan en la eliminación de las toxinas y las grasas.

Aumentan el metabolismo: lo cual ayuda en la pérdida de peso debido a que se queman grasas más rápidamente.

Regula la digestión: si vamos al baño con regularidad, también influirá a la hora de perder peso.

Efecto saciante: que provoca que se disminuya la ansiedad en el momento de comer.

Para más información, puedes leer el siguiente artículo sobre Cómo adelgazar con té verde.

Propiedades y beneficios del té rojo

El té rojo también es una opción para incluir en una dieta encaminada a reducir el peso corporal, ya que sus múltiples beneficios ayudan a ello. Las propiedades y beneficios del té rojo son muy similares a los del té verde:

Aumenta el metabolismo.

Regula la digestión.

Reduce el colesterol.

Se recomienda tomar tres tazas al día de té rojo o verde, incluidos en la dieta de la forma que explicamos a continuación. También se aconseja endulzar con canela o algún otro tipo de especia para no recurrir al azúcar ni a la sacarina. Para más información puedes leer el siguiente artículo sobre Cómo adelgazar con té rojo.

Dieta saludable con té verde y té rojo

A continuación os presentamos un plan perfecto para incluir en tu dieta el té verde y el té rojo con el fin de adelgazar.

Desayuno

Para la primera comida del día toma una taza de té rojo o verde acompañada de una pieza de fruta de tamaño mediano (alrededor de 150 gramos), evitando aquellas que tengan muchos azúcares como el plátano o el mango. Añade una tostada de pan integral con mermelada sin azúcares, y si prefieres algo salado puedes optar por una loncha de pavo con queso desnatado.

Almuerzo

Acompaña un pieza de fruta de unos 150 gramos o 200 gramos de verdura (como zanahoria o apio) con una taza de té verde o rojo.

Comida

La clave en la comida es incluir siempre dentro de ella los principales macronutrientes. Por eso es necesario que estén presentes en tu plato tanto carbohidratos, proteínas como grasas saludables. Toma 200 gr de verdura al vapor o ensalada, más 150 gramos de carne, pescado, legumbres o un huevo acompañado de dos patatas medianas cocidas o al horno o 60 gramos de arroz o pasta o pan. Para el postre opta por un lácteo desnatado.

Merienda

Elige otra fruta que te guste de unos 150 gramos aproximadamente y toma otra taza de té verde o rojo.

Cena

Para la última comida del día tienes que repetir el mismo patrón que a la hora de la comida. Necesitas tomar los principales macronutrientes, aunque los carbohidratos en menor medida. Por eso acompaña tus 200 gr de verdura (puede ser en puré) y tus 100 gr de carne, pescado o un huevo con una patata cocida mediana o 40 gr de pan. Puedes terminar con un lácteo desnatado.

Recuerda que además debes beber, como mínimo, 2 litros de agua al día. Deja solo 2-3 horas entre cada comida para evitar que disminuya tu metabolismo. Y siempre sigue las indicaciones de tu médico cuando vayas a realizar cualquier tipo de dieta.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*