Aceite para las manchas

Por qué salen manchas en la cara

Existen diferentes tipos de manchas en la cara que se deben a motivos distintos, las causas más comunes de manchas en la cara son:

Sobreexposición a los rayos del sol: esta es la causa principal por la que aparecen manchas en la cara. La exposición inadecuada constante al sol hace que con el tiempo se produzcan niveles anormales de melanina, es decir, de la pigmentación de la piel, como un intento de nuestro organismo de protegernos ante los rayos UV.

Manchas de envejecimiento: otra de las principales causas de manchas en la cara. Suelen aparecer por el acumulo de la exposición solar sobre la piel, además de por herencia genética.

Ictericia: se trata de una coloración amarilla en la piel, a causa de un aumento de la bilirrubina en la sangre, principalmente por problemas en el hígado.

Vitiligo: esta es una enfermedad cutánea en la aparecen manchas blanquecinas debido a una falta de pigmentación.

Manchas por cicatrices: una herida mal cicatrizada puede presentar a la larga una coloración distinta a la natural de la piel, siendo generalmente más oscura.

Manchas durante el embarazo: también llamadas cloasmas o máscaras del embarazo, se trata de una sobreproducción de melanina, debido a las alteraciones hormonales que genera el embarazado. Generalmente desaparecen después de dar a luz.

Beneficios del aceite de coco para manchas en la cara

Mucha gente se pregunta si es bueno el aceite de coco para las manchas de la piel. La respuesta es sí, sin lugar a dudas, y ahora os explicaremos por qué mediante las propiedades del aceite de coco para las manchas de la cara:

Favorece la regeneración celular de la piel: gracias a que posee ácido láurico, vitamina E y K, el aceite de coco, al filtrarse bajo la piel, humecta los tejidos y repara los daños bajo la dermis.

Previene y repara las arrugas y líneas de expresión: esto es porque preserva el colágeno y la elastina de la piel, ambos indispensables para una buena elasticidad y suavidad de la piel.

Protege y repara la piel de la oxidación celular: la cual causa imperfecciones e impurezas en la dermis.

Tiene propiedades antiinflamatorias y antimicrobianas: lo que convierte al aceite de coco en un gran aliado contra infecciones, acné, piel atópica, eccemas y psoriasis.

Protege y repara la piel de los rayos UV: con lo cual, eliminaría las manchas oscuras y otros problemas causados por la exposición solar.

Cómo hacer aceite de coco casero

Si prefieres crear tu propio aceite de coco casero para obtener resultados mucho más satisfactorios, sigue leyendo para aprender a hacerlo. No obstante, primero necesitaremos hacer leche de coco.

Cómo hacer leche de coco

Consigue un coco, perfóralo y vierte el líquido de su interior en un recipiente.

Después, abre el coco, saca la pulpa y rállala.

Prepara a continuación un recipiente algo amplio y exprime la pulpa rallada todo lo que puedas. Puedes utilizar un colador de tela o, sino, un trozo de tela fina de algodón.

Una vez que la hayas exprimido, añádele a la pulpa un poco de agua de coco para que se hidrate y, después de un rato, vuelve a exprimirla de nuevo hasta que la pulpa esté totalmente deshidratada. El resultado de todo este proceso será leche de coco.

Cómo hacer aceite de coco

Coloca la leche de coco en un cazo a fuego lento y remuévela constantemente.

Con el calor del fuego, el agua se evaporará y la leche quedará más espesa. Luego, la leche de coco empezará a granularse y el aceite se separará.

Cuando esto suceda, utiliza un colador para para filtrar la leche de coco y quedarte con el aceite.

Si no vas a usar el aceite de coco al momento, agrégale unas gotas de vitamina E para que se conserve durante más tiempo.

Cómo usar el aceite de coco en la cara

Ya sea que hayas comprado el aceite de coco, como si lo has hecho tú mismo o misma, a continuación te explicamos paso a paso cómo aplicar el aceite de coco en la cara:

Lávate bien la cara. Si llevas maquillaje, quítatelo todo para que el aceite de coco pueda trabajar en tu piel en profundidad. Te aconsejamos también que utilices exfoliante, si tienes.

Aplica el aceite de coco con movimientos circulares sobre tu cara. No olvides de pasarlo también por tu cuello.

Déjate puesta esa «mascarilla» de aceite de coco durante toda la noche.

A la mañana siguiente, aclárate la cara con abundante agua.

Repite esto cada noche hasta que veas los primeros resultados. Es probable que al principio tu piel quede un poco más rugosa de lo normal. Pero no pasa nada, esto sucede porque el aceite se filtra bajo tu piel y restablece todos los niveles alterados que ahí se encuentran. Pasados unos días, la rugosidad desaparecerá y verás cómo tu cara está de un color más unificado.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*