ACEITE DE COCO PARA LA PIEL

Beneficios y propiedades del aceite de coco para la piel

El aceite de coco es un excelente aliado para nuestra piel, y a continuación te explicaremos el por qué:

Propiedades antimicrobianas y antibióticas: estas excelentes propiedades nos ayudarían a prevenir y combatir infecciones en la piel, como las verrugas o los herpes.

Propiedades antioxidantes: el aceite de coco regula el pH de la piel. Además, previene el envejecimiento, las líneas de expresión y las arrugas. Por todo ello, es también un excelente producto regenerador.

Propiedades hidratantes: el aceite de coco es un estupendo hidratante para la piel. Este producto natural ayuda a conservar el colágeno y la elastina, de forma que no solo ayude a combatir la resequedad de la piel, sino que también es muy útil para las arrugas. Además, contiene ácido láurico, vitamina E y K, ideales para la hidratación de la piel.

Propiedades antiinflamatorias: gracias a esto, el aceite de coco es ideal para personas con problemas cutáneos como la dermatitis atópica o la psoriasis.

Propiedades aclaradoras: por otro lado, el aceite de coco es excelente para aclarar la piel de las manchas producidas por los rayos UV, las cuales se suelen formar con el paso de los años por el exceso de acumulación de estos rayos y otros radicales libres en nuestra piel.

Aceite de coco para el cuerpo

El aceite de coco es un producto de rápida absorción que penetra con suma facilidad en todas las capas dérmicas, hidratándolas rápidamente. Debido a esto, este producto es ideal para pieles muy secas.

Además, el aceite de coco contiene ácido láurico, uno de los componentes de la leche materna. La función de este ácido no es otra que proteger la piel, proporcionándole una increíble suavidad al mismo tiempo que ayuda en su la reestructuración celular.

Eso sí, si tienes la piel muy seca, es importante que sepas que la hidratación no se producirá de la noche a la mañana, sino que tendrás que ser un poco constante y aplicar diariamente aceite de coco sobre tu piel.

De igual modo, el aceite de coco es ideal para pieles sensibles o irritadas, debido a sus múltiples propiedades curativas, por lo que aplicar cada día aceite de coco sobre tu piel no solo te ayudará a tenerla más bonita, sino también más sana.

Cómo usar el aceite de coco para la piel

Si estás pensando en utilizar el aceite de coco como hidratante natural, a continuación te mostramos unas formas muy sencillas de usar el aceite de coco para el cuerpo:

Con coco natural: lo mejor es crear nuestro propio aceite de coco para que lo que apliquemos en nuestra piel sea lo más natural posible. Para ello, en este otro artículo te explicamos Cómo hacer aceite de coco casero. Verás que es más sencillo de lo que parece.

Aceite de coco orgánico: también tienes la posibilidad de comprar aceite de coco. Te recomendamos que optes por el orgánico, que es el más natural de todos, ya que si adquieres cualquier otro es probable que contenga muchos más ingredientes en su composición, y algunos no precisamente buenos. Lo ideal es que te fijes en el porcentaje de ácido láurico que contiene (preferiblemente superior al 30%), puesto que, como te comentábamos, ese es el componente clave del aceite de coco.

Aceite de coco y cremas hidratantes: otra opción es que mezcles el aceite de coco con tus cremas hidratantes habituales. De esta forma, estarás potenciando los efectos de ambos productos y tu piel lucirá mucho más brillante, hidratada y bonita.

Aceite de coco como contorno de ojos

¿Sabías que el aceite de coco es muy útil para las ojeras y las bolsas bajo los ojos? De hecho, es uno de los motivos principales por los que la gente acude al aceite de coco, al comprobar la ineficacia de otros productos para esto. Pero ¿por qué es tan bueno el aceite de coco como contorno de ojos?

Como comentábamos más arriba, por un lado, el aceite de coco tiene propiedades antiinflamatorias. Esto significa que si lo utilizamos diariamente, podremos eliminar las temidas bolsas bajo los ojos. Además, el ácido láurico ayudaría en la regeneración celular, por lo que volveríamos a tener la misma tersidad en la piel de la cara.

En cuanto a las ojeras, estas aparecen debido a la falta de descanso, lo que produce en consecuencia una inflamación de los pequeños capilares que tenemos bajo los ojos. No obstante, también podemos tener ojeras por genética. Este otro tipo de ojeras se verían como un sombreado bajo los ojos, en vez de vez las venitas de debajo de los ojos. Tanto las propiedades antiinflamatorias como las blanqueantes serían muy útiles en este caso. Aplicando día a día aceite de coco bajo los ojos, conseguiríamos eliminar las ojeras.

Aceite de coco para las arrugas

Muchas opiniones sobre el uso del aceite de coco para la cara recaen en lo mismo: el aceite de coco es un excelente producto para el rostro, especialmente para las arrugas. Debido a sus múltiples propiedades para la piel, el aceite de coco ayuda en la regeneración celular, en la producción de colágeno y elastina. Todo esto sumado a la gran cantidad de ácido láurico que contiene, hace que el aceite de coco ayude a eliminar las arrugas y las líneas de expresión, rellenándolas con colágeno y elastina y, así, se conseguiría una piel más tersa y radiante.

Además, al mismo tiempo el aceite de coco nos ayudaría a eliminar las manchas de la cara, algo muy frecuente que ocurre con el paso de los años debido a la acumulación de rayos UV en nuestra piel.

Cómo aplicar aceite de coco en la cara

Si quieres saber cómo utilizar correctamente el aceite de coco para eliminar las arrugas, te sugerimos este otro artículo de unCOMO sobre Cómo usar el aceite de coco para las arrugas.

Aceite de coco para el acné

El acné es un problema que afecta sobre todo a adolescentes, aunque puede producirse también en la edad adulta. Los especialistas aconsejan, en estos casos, no consumir nada aceitoso ni grasiento. Debido a esto, puede ser contradictorio el uso del aceite de coco para el acné, pero la realidad es muy distinta: el aceite de coco elimina el acné, y ahora te explicaremos el por qué.

El acné se produce debido a una infección bacteriana en las aberturas de las glándulas de sebo, es decir, las glándulas o poros de la piel que expulsan aceite para mantener la piel húmeda. De este modo, las bacterias presentes en la piel obstruirían estos poros, causando el temido acné.

Sabiendo esto, no debería extrañarnos que, gracias a las propiedades antiinflamatorias, antibacterianas y antimicrobianas del aceite de coco, consigamos eliminar poco a poco el acné.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*